A 90 años de su fundación, el PRI está llamado a iniciar una nueva transformación, con unidad y firmeza, pero sobre todo, mirando a la militancia, que hoy más que nunca de ser el puente entre partido y sociedad, para forjar una nueva alianza con los mexicanos, afirmó la Presidenta Nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, quien fue la única oradora en la celebración del aniversario del instituto político, y con miras a la renovación de la dirigencia nacional.

“Hacia afuera del partido, debemos consolidarnos como la mejor alternativa. Sólo desde la militancia podemos construir el partido del siglo XXI que anhelamos: un partido más abierto y democrático, más horizontal, flexible, congruente y cercano a la gente”, destacó ante la cúpula priista.

Señaló que en este proceso de transformación el partido será una alternativa, “en un ambiente polarizado, entre quienes plantean desmantelar las instituciones y obviar las instancias de representación, y aquéllos que tienen una visión conservadora de la realidad, apegada a sus principios religiosos, el PRI se presenta como la alternativa del equilibrio y la gobernabilidad”.

“La idea de que nuestra apertura al mundo no es contradictoria con la defensa de nuestra soberanía”, enfatizó en una ceremonia que duró poco más de 40 minutos.

El PRI representa la certeza de que se puede ser al mismo tiempo un gobierno democrático y eficiente. Un gobierno que construye acuerdos políticos desde la fuerza de las razones, no que avasalle desde la fuerza de los números. Y “representa la política que concilia la capacidad técnica con la sensibilidad social, que reivindica, no descalifica, el trabajo de los servidores públicos”.

Entre los consejeros destacó la presencia de cinco gobernadores: de Guerrero, Héctor Astudillo; de Oaxaca, Alejandro Murat; del Edomex, Alfredo del Mazo; de Colima, Ignacio Peralta y de Tlaxcala, Marco Mena. Así como los coordinadores parlamentarios del PRI en la Cámara de Diputados, René Juárez y en el Senado, Miguel Osorio.