Bienvenidos a la nueva era del mundo. Creo que ya estamos de nuevo en ella; en la era de lo electrónico, de las computadoras, del trabajo por internet desde la comodidad de tu casa, del comercio electrónico (o ecommerce).

Una era donde las redes sociales son la cúspide de la sociedad, donde ya no solo son para subir tus fotos del fin de semana o una foto vieja y horrible que encontraste en los bajos fondos de MySpace o Facebook con tu mejor amiga para felicitarla por su cumpleaños (que no sé en qué momento eso se convirtió en un acto de pura y profunda amistad), sino que puedes ganar dinero con ellas e incluso vivir de eso.

Gracias a esto, cada día se buscan más y más trabajos para poner en marcha todos los proyectos novedosos que surgen de las mentes de los grandes emprendedores, lo cual hace que hayan muchas ofertas de empleo y muy diversas, para todos los gustos y todas las necesidades.

Los días en los que las personas solo estudiaban medicina, derecho, arquitectura e ingeniería han quedado muy atrás. Otra ventaja de los nuevos trabajos es que, para muchos, no necesitas un título universitario, sino solo tu mejor disposición y tu mayor sonrisa.

Ahora bien, ni siquiera tienes que buscar que otra persona te dé empleo. Esta nueva era facilita muchas herramientas para que tú mismo seas tu propio jefe, hagas lo que más te gusta y que además te paguen por ello. Y cuando digo “lo que más te gusta” no he dicho nada más literal en toda mi vida.

Pero, ¿cómo es eso?

Pues bien, ¿recuerdas que hace rato te hablé de las redes sociales? No era pura palabrería. Realmente puedes crear un negocio a través de ellas, vivir de ello y que te obsequien cosas.

Antes de que sigas leyendo, debes saber que esto no será un trabajo de un día para otro. Que mañana te vas a crear una cuenta y ya vas a ganar mucho dinero. Es todo un proceso al cual debes ponerle cariño y dedicación. Por eso, lo más importante es que te guste, que te encante lo que estás haciendo para que el trabajo no se te haga pesado.

El caso es que en estos días todo el mundo usa las redes sociales. En serio, todo el mundo, porque son fáciles de usar y cualquiera con acceso a internet tiene cuentas en Instagram, Facebook, YouTube… Y te preguntarás, ¿qué tiene eso que ver contigo? Pues que si creas una página donde subas contenido de calidad y tengas muchos seguidores, te van a pagar por eso.

No, no estoy bromeando. Por ejemplo, YouTube paga porque pongas anuncios en tus videos y, dependiendo de la cantidad de vistas que tengan esos anuncios, recibirás tú un ingreso. Pero no solo eso, y esto aplica para todas las redes sociales: muchas compañías te pagarán para que hagas publicidad de sus productos, e incluso te los regalarán.

Lo más común es que esas compañías vayan acorde al tema de tu página. Entonces, si tu página es de comida, te regalarán comida y te invitarán a restaurantes de forma gratuita para que hables de tu experiencia, o te pagarán por hacerle publicidad a una marca específica. Y por hacer lo que más te gusta: comer.

Y así sigue para muchos y muchos temas. Comprueba estos ejemplos:

  1. Moda
  2. Literatura
  3. Comida
  4. Música

Les pongo mi ejemplo, que tengo un blog de literatura y muchos escritores nuevos me envían sus libros para que los lea y comparta mi opinión con mis lectores. De esta manera, yo obtengo libros gratis y ellos un poco de publicidad. Y yo ni siquiera tengo tantos seguidores, así que tú mismo puedes conseguir eso y mucho más.

Además, puedes usar la plataforma que quieras y que más se adapte a lo que quieres. Puede ser Blogger o WordPress para escribir, YouTube para subir videos, Instagram para subir fotos o Facebook para un contenido más plural. De igual forma, te recomiendo que te hagas una página en todas las redes que puedas para así llegar a más público. Si piensas crear una página web y posicionarla, sigue los pasos aquí.