De acuerdo a lo planteado por Gananci, existen estrategias para empezar nuestras mañanas sintiendo alegría y felicidad, aun cuando pareciese una tarea imposible, sobre todo por el hecho de tener que despertar para ir a una oficina.

Además de ello, queremos compartir contigo algunas fórmulas para que también logres aumentar tu productividad durante las mañanas.

Levantarnos temprano suele ser una ganancia por el hecho de contar con más tiempo para realizar nuestras actividades. Por lo menos esto es lo que pensamos. Sin embargo, para algunas personas, por más que despierten temprano no logran culminar sus quehaceres.

La razón que explica lo anterior pudiese ser que en lugar de gestionar el tiempo, tal vez necesiten gestionar su energía.

A continuación, queremos compartir contigo una serie de consejos para que hagas de tus mañanas un espacio en el cual puedas desarrollar el mayor número de actividades posibles.

Consejos para alcanzar un nivel alto de productividad

  • Gestiona tu energía: es decir, en lugar de enfocarte en las horas, descubre en qué momento sientes más energía para que ejecutes las actividades que sean más difíciles o complejas y requieran de mayor esfuerzo. Las actividades que sean más sencillas puedes realizarlas en las tardes, o antes de prepararte para ir a la cama, como por ejemplo: revisar los mensajes en tu teléfono, tu correo electrónico o preparar tu agenda para el día siguiente.
  • Planificar el próximo día: durante la noche del día anterior puedes dedicar un par de minutos para ordenar tu agenda con los asuntos pendientes y hacer una lista de tus tareas más importantes, y de las cuales puedas ocuparte en la mañana. Esto te ayudará a ahorrar tiempo y evitará que dejes por fuera asuntos relevantes porque simplemente entre tantas cosas por hacer algo puede fallar.
  • Revisa tu correo antes de salir de casa: o al mediodía, pero no durante el transcurso de la mañana. Pues, ello te quita tiempo, y si es realmente un asunto importante, no tardarás en enterarte, ya que de cualquier manera te harán llegar la información. Ocúpate de las tareas que son realmente impostergables.
  • Apaga tu teléfono: o simplemente desactiva la opción para recibir notificaciones de todas las redes sociales de las cuales formas parte, ya que sin duda esto es una gran distracción. Enfócate en lo que realmente merece tu atención de manera prioritaria,
  • Prepara un ambiente: que sea idóneo para realizar tus labores. Es decir, que tenga buena iluminación y temperatura. De lo contrario te cansarías más cuando en realidad estás haciendo menos tareas.
  • Camina: un poco, esto te ayudará a retomar tus fuerzas y refrescar tu mente. Un poco de aire fuera de la oficina siempre cae estupendo.
  • Aliméntate bien: puesto que hacerlo te permitirá trabajar en condiciones óptimas. Sabes que podrás tener un mejor rendimiento si te encuentras saludable.
  • Medita: si deseas despejar tu mente antes de ir a la oficina, puedes despertar un poco más temprano y aprovechar un momento para la reflexión y para mostrar agradecimiento por las buenas cosas que hay en tu vida, incluido el hecho de que tienes un empleo.
  • Toma un vaso de agua fría: esto lo hacen muchas personas simplemente porque sí, despiertan y al tomar el agua se sienten mejor. Ya sabemos lo saludable que es el agua y lo bien que resulta al organismo.
  • Ejercítate: para que te sientas con suficiente energía y entusiasmo. Pues, cuando nos ejercitamos nuestro cerebro segrega endorfinas, las cuales contribuyen a que experimentemos bienestar.

Con la puesta en práctica de estos consejos estamos seguros que podrás tener mañanas más productivas, así como disfrutar de satisfacción cuando llegue la tarde y aún te quede tiempo incluso para un partido de golf con tus compañeros.

Recuerda que muchas veces no logramos ser altamente productivos porque no hemos desarrollado los hábitos saludables para lograrlo, sino que nos hemos acostumbrado a rutinas poco sanas, así como seguir la tendencia de querer dejar todo para el último momento.

Cuando despiertas y te levantas de tu cama, puedes decidir cómo será tu día y cuán alto será tu nivel de productividad, sólo basta tomar la decisión de emprender y ajustar tu vida para alcanzar las metas que te has propuesto.