Foto: volff - stock.adobe.com

Un gobernante decidió la religión de su reino, antecedente de lo que hoy es un gran país, por el alcohol. ¿De qué estamos hablando?

Decidiendo qué religión sería la oficial en su reino, Vladimir el Grande, príncipe de Kiev, optó por aquella que permitiera el consumo de alcohol. Entre el islam y el cristianismo, optó por el segundo.

via GIPHY

No te pierdas:

La Trivia de Iñaki: encarcelado por un tener un hábito “del diablo”