Bien dicen que no todo lo que brilla es oro. Un premio Nobel fue otorgado por una investigación que hoy es inútil, inhumana y peligrosa. ¿De qué estamos hablando?

El neurólogo portugués Antonio Egas Moniz recibió el premio Nobel de medicina en 1949 por su desarrollo de la lobotomía como cura para diversas enfermedades mentales.

La lobotomía cerebral es una cirugía que cambiaba las conexiones de la materia blanca del cerebro en la gris. Los doctores pensaban que haciendo este  ajuste los  lóbulos frontales  podían cambiar las emociones y curar trastornos mentales sin afectar la inteligencia. Pero el tiempo demostró lo peligrosa que es y está prohibida en la mayor parte del mundo.

Foto: Wikimedia Commons