Un hombre ganó un muy importante premio por contradecir a su padre, quien ya había obtenido el mismo galardón años antes. Caso curioso en la ciencia. ¿De qué estamos hablando?

El científico J. J. Thomson ganó el premio Nobel de física en 1906 por demostrar que los electrones son partículas; su hijo, George Paget Thomson, lo ganó años después en 1937 al demostrar que son ondas.

via GIPHY

No te pierdas:

La Trivia de Iñaki: el país que tenía su capital en otro continente