Tigres saca el empate en la ida de cuartos de final de la Concacaf ante el Columbus Crew.

soccer ball mikdam.Depositphotos.com

El equipo de los Tigres de la UANL no pudo mantener una ventaja mínima y se tuvo que conformar con el empate 1-1 ante el Columbus Crew en el partido de ida de cuartos de final de la Copa de Campeones de la Concacaf que se disputó en el estadio Lower.com Field.

El francés André-Pierre Gignac abrió el marcador al minuto 18, pero el uruguayo Diego Rossi logró el empate al 43. Este resultado le permite a los regios volver a casa con cierta ventaja, ya que la paridad sin goles le daría el pase, en tanto que para los de Ohio es necesaria la victoria o el empate a partir de 2 anotaciones.

Duelo cerrado, poco brillante, en el que ninguno de los 2 logró imponer sus condiciones del todo, aunque fueron los de Nuevo León los que abrieron el marcador antes de minuto 20.

Todo se originó en una acción por izquierda en la que Diego Lainez mandó centro al área donde André-Pierre Gignac, pese a que le quedó un poco atrás, de manera excelente acomodó el cuerpo para conectar  cabeza un remate que se coló pegado al poste derecho.

El gol le pegó duro al cuadro local que conforme transcurrió el reloj comenzó a tener más tiempo el balón y a terminar las jugadas, pero sin mucha claridad sobre la meta de Carlos Felipe Rodríguez.

Y cuando parecía que se irían al descanso con ventaja para los visitantes, el guardameta Carlos Rodríguez intentó salir con el brasileño Samir de Sousa, quien de espaldas nunca vio que le llegaban para robarle el balón que le quedó al uruguayo Diego Rossi, quien se acomodó muy bien para definir con disparo pegado al poste izquierdo.

Para el complemento los de casa trataron de imponer condiciones y aunque tuvieron más tiempo el esférico carecieron de profundidad para pisar con verdadero peligro la meta de los de la UANL.

Mientras que los dirigidos por el uruguayo Robert Dante Siboldi tomaron las cosas con calma, sin renunciar al ataque, pero conscientes que el obligado era el rival y que cualquier momento podían dejar espacios que ellos podrían explotar.

La situación se le complicó a los monarcas de la MLS al quedarse con un hombre menos por la expulsión de Aidan Morris, quien al minuto 77 se ganó la segunda  amarilla para dejar con 10 hombres a su escuadra.

Tigres se sintió satisfecho con el empate y el Columbus no tuvo más opción que cuidar que no le anotaran otro gol para llegar a la vuelta con más posibilidades, más allá de la dificultad que representará presentarse en el estadio Universitario.

Por Ricardo Blancas Avalos e imagen de mikdam/Depositphotos.com