(Con información de EFE e imagen de Mexsport)

Con la misión de recomponer la imagen tras la derrota ante Venezuela, Argentina afronta, sin Leo Messi, el último ensayo antes de la Copa América, ante una selección marroquí que también quiere ajustar su equipo para la Copa de África.

La fugaz aparición de Messi, que jugó en Madrid después de 265 días ausente y regresó al día siguiente a Barcelona, por molestias en el pubis, marca el encuentro de Tánger.

Para Marruecos, porque decepcionado por no poder contar con el gran atractivo del partido -el que ha propiciado que los 45.000 asientos del estadio Ibn Batouta vayan a estar ocupados- ha enviado una queja formal a la Asociación Argentina.

Para Argentina, porque la presencia del ’10’ abrió nuevos interrogantes. Bastaron media docena de apariciones de Messi en el Wanda Metropolitano para demostrar la enorme distancia que le separa de sus compañeros. Como explicó el técnico Lionel Scaloni tras el varapalo frente a Venezuela (1-3), es “el resto de jugadores el que tiene que dar un paso adelante”.

La gran preocupación del fútbol argentino es cómo rodear al crack del Barcelona de un equipo competitivo. Evitar que, ante una nueva frustración, se replantee esta vez de forma definitiva su renuncia a la Albiceleste.

Es una carrera contrarreloj para Scaloni, que tan sólo está confirmado en el cargo hasta la Copa América.

El partido contra Marruecos, por ese motivo, gana en importancia. Argentina necesita ofrecer una buena imagen, alimentar la esperanza antes de la cita de este verano en Brasil y resolver muchas dudas que dejó su último encuentro, empezando por el esquema táctico.

El exjugador del Deportivo de La Coruña utilizó un esquema con cinco defensas, con Gonzalo Montiel y Nicolás Tagliafico casi incrustados en el centro del campo, que se mostró excesivamente vulnerable y podría regresar al 4-3-3, pese a que Scaloni aseguró que derrota no se produjo “por una cuestión de sistema, sino de actitud”.

Sin Messi, ni Gonzalo “Pity” Martínez, que sufrió una lesión muscular en el bíceps femoral izquierdo, Scaloni podría dar entrada en el conjunto a Ángel Correa y Paulo Dybala, que no tuvieron minutos frente a Venezuela. De igual forma, el arquero de Boca Esteban Andrada podría debutar en la selección mayor, en sustitución del guardameta de Ríver Franco Armani.

El combinado marroquí, por su parte, afronta el amistoso de Tánger con el sabor de la decepción al descartarse definitivamente la presencia de Lionel Messi, que había sido el principal aliciente para la venta de entradas en todo Marruecos, aunque casi desde el primer momento hubo rumores consistentes de que no jugaría en este encuentro.

El seleccionador de Marruecos, el francés Hervé Renard, está afinando las alineaciones ante el próximo reto más importante de su equipo, la Copa de África de Naciones que se celebrará entre el 15 de junio y el 13 de julio en Egipto.

Aunque Marruecos ha terminado primero de su grupo B en la fase clasificatoria de la CAN, ha sido en igualdad de puntos con Camerún, lo que estuvo por debajo de las aspiraciones de un equipo que las ha revisado al alza tras el Mundial de Rusia del pasado verano.

En el último partido de clasificación, jugado con Malawi, el marcador no pasó del empate a cero, y en aquel encuentro destacaron en defensa Abdelhamid; Bourabia en el centro del campo, Rachid Aloui en ataque y, por encima de todos ellos, el joven marroco-holandés Oussama al Idrissi, alineado por vez primera con el primer equipo.

Alineaciones probables:

Marruecos: Munir Mohamedi, Oualid El Hajjam, Yunis Abdelhamid, Romain Saiss, Abdelkrim Baadi, Ait Bennaser, Mehdi Bourabia, Hakim Zyech, Baadi, Oussama Idrissi, Rachid Alioui.

DT: Hervé Renard (Francia)

Argentina: Leandro Andrada, Renzo Saravia, Germán Pezzella, Walter Kannemann, Nicolás Tagliafico, Roberto Pereyra, Guido Rodríguez, Iván Marcone, Rodrigo de Paul, Ángel Correa, Paulo Dybala.

DT: Lionel Scaloni.

Estadio Ibn Batouta de Tánger. 45.000 espectadores.

Hora: 19.00 (20.00 GMT).

EFE