(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

El escocés Richie Ramsay se aprovechó del hundimiento del francés Julien Guerrier en el último tramo para, con una cuarta tarjeta con 69 golpes (-3), y un total de 274 (-14), para adjudicarse el Cazoo Classic, torneo del DP World Tour que se juega en el campo inglés del Hillside Golf Club de Southport, que supone el cuarto titulo de su carrera en el circuito europeo, siete años después de la última, y cumpliendo la promesa realizada antes a su hoja de que lo ganaría y se lo dedicaría.

Todo hacía presagiar a mitad el recorrido una victoria de Guerrier, que afrontó una última jornada sin bonanza climatológica como líder, con un golpe de ventaja, y que se mantuvo en lo más alto hasta los hoyos finales, El francés, tres ‘birdies’ en los primeros nueve hoyos, parecía firme, pero en las segunda vuelta empezó a coquetear en demasiado con los fueras de calle. Y, a partir del hoyo 13 se le empezó a escapar el torneo.

Con sendos ‘bogeys’ en el 13, 15 y 17, pasó de gran favorito a digno aspirante. Se vio superado por Ramsey, su compañero de partido, y por un inglés inglés Paul Waring que se fue a casa club con una tarjeta de 70 golpes (-2), pero un acumulado de -13 (275 impactos) que le ponían en la segunda plaza, a un golpe de la cabeza y, con ello, con claras opciones de, al menos, soñar con un desempate.

Para desgracia de Waring, el escocés Ramsay no aflojó. En los primeros 12 hoyos iba al par del campo en el cuarto recorrido, con un ‘birdie’ y un ‘bogey’, pero se desbocó después con ‘birdies’ en el 14, 15 y 17, que le pusieron con -14, a falta del hoyo final.

En el 18, con Waring atento mientras pateaba en el campo entrenamiento en previsión de un posible desempate, a Ramsay le bastaba firmar el par del hoyo para llevarse el triunfo. No fue bueno su segundo golpe y discreto el tercero. Dejaba la bola unos tres metros y medios del agujero y debía embocarla para ganar, en una jornada donde se fallaron muchos ‘putt’ aparentemente fáciles. No falló, lo tiro recto y con la fuerza precisa.

Se llevó su cuarto triunfo en torneo del Circuito Europeo (suma uno mas en el Asiático) y cumplió una importante promesa con su hija: antes del torneo la prometió que lo ganaría y se lo dedicaría. Hizo lo uno y lo otro. Siete años después de su anterior triunfo, el escocés de 39 años volvía a alzar el trofeo. Guerrier, en cambio, se tuvo que conformar con la compartida tercera plaza con Forrest.

Buen último recorrido del español Ángel Hidalgo, que entregó una última tarjeta con 70 golpes (-2), para un total de 278, que le ubicó en una compartida octava posición, que pudo ser aún mejor de no haber cometido su segundo ‘bogey’ del día en el hoyo 17. Santiago Ben Tarrio fue undécimo, con un magnífico 67 final, acabando a cinco impactos de la cabeza.