(Con información de EFE e imagen de MEXSPORT)

El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, quien fue suspendido de su cargo en junio pasado tras ser acusado de acoso sexual y moral por una funcionaria de la entidad, tendrá que pagar una singular multa, que incluye hasta comida para animales, para archivar el caso.

El alto ejecutivo llegó a un acuerdo de sanción penal anticipada, propuesto por la Fiscalía, por el que tendrá que pagar una multa equivalente a 100 salarios mínimos (unos 110.000 reales, unos 21.153 dólares), según informaron este viernes medios locales.

La multa, no obstante, no será cancelada en dinero sino en alimento para perros y gatos que será destinado a dos organizaciones defensoras de animales, y artículos de dotación, como celulares y repuestos para vehículos, para la “Patrulla María da Penha”, un programa de la Policía y del Tribunal de Río que brinda asistencia a mujeres víctimas de violencia.

La información fue publicada este viernes por el diario Folha de Sao Paulo y Estado de Sao Paulo, pero tanto la Fiscalía como el Tribunal de Justicia de Río señalaron a EFE que el proceso está bajo sigilo.

Caboclo fue acusado formalmente por acoso moral y sexual por una trabajadora vinculada con la CBF desde 2012, quien detalló varios episodios de comportamiento inapropiado por parte del dirigente ante la Comisión de Ética del Fútbol Brasileño y la Junta de Gobernanza y Conformidad de la CBF.

Entre las denuncias, la funcionaria -cuyo nombre se mantiene bajo sigilo- dijo que el ejecutivo la llamó de “perra” y que llegó a ofrecerle galletas para perros, según reveló entonces el canal Globoesporte.