El piloto mexicano Rubén Ortiz Oviedo, del NYX Mobile Racing Team, espera que su equipo logre subir al podio en alguna de las nueve fechas restantes de la NASCAR PEAK México Series 2018, luego de tener un arranque poco favorable en su primera carrera del año.

“Cualquier podio es bueno para nosotros. Vamos a buscar que sea el mayor número posible”, mencionó el corredor capitalino respecto a las expectativas que tiene de su temporada de debut en NASCAR PEAK.

Sobre las fallas eléctricas que presentó su vehículo en el circuito de Monterrey, Ortíz las calificó como de aprendizaje para afinar mejor los detalles en el auto previo a cualquier otra carrera, por lo que afirmó que no volverá a suceder algo similar.

El piloto manifestó que Aguascalientes es la pista más complicada para ellos dentro del calendario restante, ya que “es un circuito en el que nunca he rodado, pero vamos preparados, no es muy diferente a los óvalos de San Luis o Querétaro, aunque más rápido, con más peralte y en donde no tengo nada de experiencia”.

El siguiente compromiso para Rubén Ortíz será la segunda fecha del campeonato del 20 al 22 de abril en el Súper Óvalo Potosino.

NTX/