(Con información de EFE e imagen de Mexsport)

La selección peruana comenzó este viernes a preparar la final de la Copa América contra Brasil con una práctica bajo un aguacero en el centro de entrenamientos de Fluminense, donde estuvieron los tocados Edison Flores y André Carrillo.

La intensa lluvia que recibió ayer a Perú a su llegada a la ‘Cidade Maravilhosa’ procedente de Porto Alegre, donde ganó el miércoles la semifinal a Chile por 0-3 continuó y se acrecentó este viernes, con intervalos torrenciales cuando el equipo blanquirrojo saltó al césped, con bastante retraso sobre el horario previsto.

La selección que dirige el argentino Ricardo Gareca acabó el duelo ante Chile con dos jugadores tocados, los extremos Edison Flores y André Carrillo.

Flores, que ayer se sometió a una resonancia magnética por un golpe en el tobillo derecho, hizo una parte del entrenamiento diferenciado, pero estará listo para la final del Maracaná.

También se sometió a pruebas por unas molestias André Carrillo, pero en su caso el pronóstico es mejor, ya que trabajó con normalidad con el resto de sus compañeros, e igualmente podrá ser de la partida si ‘el Tigre’ Gareca lo juzga oportuno.

Perú disputará segunda final de Copa América, 44 años después de la de 1975, el domingo a las 17.00 horas (20.00 GMT) en el Maracaná de Río de Janeiro contra Brasil, en la que la Blanquirroja ambiciona sorprender a la anfitriona y sumar su tercer título del torneo de selecciones más antiguo del mundo. EFE

Comentarios: