(Con información de Notimex e imagen de Mexsport)

El director técnico español Míchel González respaldó al mediocampista argentino Víctor Ignacio Malcorra, quien falló un penal que pudo significar el triunfo de Pumas sobre FC Juárez y de igual forma lamentó que la afición abucheara a su pupilo.

Los “felinos” igualaron 1-1 esta tarde frente a los fronterizos, para dejar en el aire su pase a la liguilla del Torneo Apertura 2019 de la Liga MX, cuando de haber ganado, su destino habría quedado en sus propias manos, no obstante el timonel descartó que la pena máxima fallada por Malcorra sea la clave de una posible eliminación.

“No podemos achacar una acción en un campeonato, hemos hecho todo para ganar y en algunos aspectos no ha venido eso que se llama la fortuna de nuestra parte, en el campeonato tienes muchas posibilidades”, admitió Míchel en conferencia de prensa.

Agregó: “El equipo ha estado a un nivel óptimo (ante Juárez), pero no ha ganado, así que la explicación no se puede quedar por un penal fallado”.

Enfatizó que “Nacho” Malcorra es un futbolista comprometido con el Club Universidad y para nada su deseo era fallar ese penal, en un partido en el que los “felinos” también remataron hasta cuatro veces a los postes hoy en el Olímpico Universitario.

“Nacho Malcorra es un jugador que da todo en cada partido, ha estado (la afición) cruel con él, obviamente quería anotar el penal. Son situaciones que se viven en el futbol, pasas de héroe a villano por un penal, no se merece esa situación que ha vivido hoy”, subrayó el estratega de Pumas.

Durante la zona mixta, diversos futbolistas del cuadro del Pedregal salieron sin dar declaraciones camino al autobús para abandonar el inmueble, entre ellos Malcorra, quien se encaminó al transporte acompañado por el paraguayo Juan Iturbe, mientras decenas de aficionados ofendían al argentino.

Los seguidores universitarios recriminaron al jugador “pampero” desde que falló el penal que atajó Iván Vázquez Mellado durante el encuentro, pues cada que tocó el balón recibió abucheos. A su salida del estadio, otros elementos, como Iturbe y el canterano Bryan Mendoza se salvaron de las ofensas y hasta se oían gritos de aficionados solicitando alguna fotografía.

Pumas deberá vencer en la última jornada a Pachuca y esperar que clubes como Monterrey y Tijuana no ganen para soñar con meterse a la “fiesta grande”.

NTX