(Con información de EFE)

Los Golden State Warriors, gracias a una impecable actuación de Stephen Curry, ganaron a los Toronto Raptors 106 a 105 y colocaron 3 a 2 en las finales de la NBA.

A pesar de la derrota, los de Toronto todavía tienen dos oportunidades para hacerse con su primer título de la NBA.

Curry terminó el partido con 31 puntos, ocho rebotes y siete asistencias, mientras que su compañero Klay Thompson cerró el partido con 26 unidades, seis rebotes y cuatro asistencias.

En el lado de los Raptors, Leonard, que despertó tarde, fue el máximo anotador de su equipo con 26 puntos, mientras que Kyle Lowry anotó 18 y Marc Gasol con 17 puntos. Serge Ibaka hizo 15 puntos y seis rebotes.

Y los de Oakland empezaron el partido con toda su artillería: Stephen Curry, Kevin Durant y Klay Thomson. Los tres machacaron con triples el aro de los Raptors. De las siete primeras canastas de Golden State, cinco fueron triples.

Con ese inicio, la situación hubiese sido un desastre para Toronto, especialmente porque los tiradores de los Raptors (Leonard, Siakam, Lowry y Green) no estaban entrando en juego, si no hubiese sido por Gasol. El pívot español asumió la responsabilidad y anotó los siete primeros puntos de los Raptors, uno de ellos de triple.

Al final del primer periodo, los Warriors iban por delante 28-34, pero los 10 puntos de Gasol, el principal anotador de su equipo, permitían a los Raptors mantenerse en el partido.

El segundo cuarto se inició con la misma tónica. Pero a los dos minutos, Durant se lesionó nuevamente y tuvo que abandonar la pista. Los gestos de los Warriors eran de preocupación. La estrella de los Golden State se retiró rengueando acompañado por Andre Iguadola y Curry.

La ausencia de Durant tuvo el efecto contrario a lo que era de esperar: los Warriors se distanciaron en el marcador y mantuvieron entre 11 y 9 puntos de distancia durante gran parte del segundo cuarto.

Pero a falta de dos minutos para el descanso, el acierto de Leonard y Siakam colocaron a los Raptors a sólo un punto, 56-57. Un par de errores defensivos y el acierto de Curry dejaron finalmente el marcador en un 56-62 al descanso.

El tercer periodo, los Raptors se acercaron en varias ocasiones en el marcador a los Warriors, gracias a los triples de Fred VanVleet, pero el equipo canadiense fue incapaz de mantener la consistencia ante la falta de juego de Leonard.

Al final del tercer periodo, con un 78-84 en el marcador, Leonard sólo tenía 14 puntos. Mientras, Gasol llevaba 17, Siakam 12 y VanVleet 11. Ibaka, con sólo 10 minutos de juego, sumaba 9 puntos.

Con sólo seis puntos de diferencia, el partido estaba por decidir en los últimos 12 minutos.

Ibaka, en pista, dio esperanzas a los Raptors: dos canastas seguidas colocaron a los de Toronto a tres puntos, 82-85. Curry y Cook restablecieron las distancias. Otros cinco puntos de Lowry y un mate de Ibaka volvieron a dejar sólo tres puntos de diferencia, 89-92 a falta de ocho minutos para el final.

Y Leonard despertó. A falta de cinco minutos, anotó su primer triple del partido y adelantó a los Raptors, un punto, por primera vez desde el salto inicial. A partir de ahí, pidió todas las pelotas y en los siguientes dos minutos y medio anotó todos las canastas de su equipo, 10 puntos.

A falta de tres minutos, los Raptors ganaban 103-97. Pero tres triples seguidos de Curry y Thompson y un par de fallos en ataque de los Raptors acabaron con las esperanzas de los de Toronto y un marcador de 105-106. El próximo partido, el sexto de la serie, se disputará el domingo en Oakland.