Los Diablos vencen a los Leones de Yucatán para hilar su tercera serie barrida

Diablos Rojos del México. Imagen de Axel Thomann/ACIR Deportes

Los Diablos Rojos del México vencieron este domingo por 11-8 a los Leones de Yucatán, concretando la barrida en la serie, su tercera de manera consecutiva.

El México se quedó con el primer partido por 11-1, el segundo por 6-2 y el del domingo por 11-8.

Este domingo en el Kukulcán, Los Rojos se adelantaron rápidamente en la pizarra, anotando una carrera en la tercera y sumando cuatro más en la cuarta entrada, aunque de gran manera reaccionaron los locales para poner el 5-5 en el sexto capítulo.

Poco le duró el gusto del empate a los Leones. Luego de 2 1/3 buenas entradas de Kenny Hernández en el relevo, en las que tan solo permitió un hit, para ayudar a su equipo a igualar el juego, Manuel Chávez y Alexandro Tovalin se combinaron para una séptima fatídica.

Chávez había conseguido dos outs en la entrada antes de salir, luego de caminar a Marmolejos y golpear a Arístides Aquino, pero Tovalin no logró colgar el cero. Caminó a Rondón para llenar las bases y con un doblete, Carlos Sepúlveda las vació para rápidamente volcar el juego 8-5 en favor de los Pingos, ventaja que aumentaría hasta el 10-5, luego de otro doblete y un sencillo del Mollete Gutiérrez y José Briceño.

Julián Ornelas le dio a Los Rojos una última carrera en la octava, una para condenar aún más a unos Leones que no rugieron en el fin de semana.

Tras el rally de los Diablos en la séptima, los Leones se apuntaron tres carreras más — un bambinazo de dos carreras de Art Charles en la séptima y uno solitario de Coca en la octava — , pero eventualmente fueron insuficientes.

El triunfo se lo apuntó Alex Claudio, mientras que Manuel Chávez se llevó la derrota y Tomohiro Anraku obtuvo su tercer salvamento del año.

El hombre clave del partido fue el Carleque Sepúlveda, que se fue de 5-2 con tres carreras remolcadas, sellando una increíble semana en la que estuvo encendido y firmó un perfecto .500 de bateo (18-9), con cuatro dobles, tres carreras anotadas y 10 remolcadas.

Con la victoria, los Diablos hilaron su noveno triunfo, su tercer barrida consecutiva y se consolidaron como el mejor equipo en la LMB, con marca de 22-5, siendo los Sultanes (19-8) los más cercanos y los Pericos (17-10) los que más se les acercan en la Zona Sur.

Precisamente serán los Pericos quienes enfrentarán en una serie de tres partidos a los Diablos en su regreso a la Ciudad de México, a partir de este lunes.

Por otro lado, Yucatán empeoró a un registro de 16-11 y cayó al tercer puesto de la Zona.

Por Jaime Gómez Torres e imagen de Axel Thomann/ACIR Deportes