(Foto LFC en twitter)

La losa con la que salió de Anfield fue demasiado pesada para el Manchester City, que pese a que fue superior al Liverpool, terminó por caer 2-1 en el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, y quedar eliminado.

Guardiola salió con todo su arsenal en busca de un marcador que los colocara en la siguiente fase del torneo, y mandó seis jugadores con características ofensivas entre los titulares del encuentro, para remontar el 3-0 en contra con el que estaban abajo en la eliminatoria.

La presión del City rindió frutos a los dos minutos del partido con un gol de vestidor, pues tras recuperar el balón en el medio campo, Fernandinho mandó un servicio filtrado para Sterling por la banda de la derecha, el inglés recibió y asisitó a Gabriel Jesús dentro del área, y el brasileño definió ante la salida del arquero Loris Karius para poner el 1-0 en el marcador.

Durante la primera parte, el dominio de los “Sky blues” fue total, se adueñaron del esférico y buscaron generar acciones de peligro por las bandas tanto con Leroy Sané como con Bernardo Silva, y a los 41 minutos el portugués tuvo la segunda más clara del partido cuando recibió el balón, recortó al centro y sacó un zurdazo que terminó dando con el poste de la portería rival.

Minutos antes de que culminara el primer tiempo, la polémica arbitral se presentó en el Etihad Stadium, cuando tras un mal rechace de Karius, el balón se estrelló en la pierna de James Milner y terminó en el fondo del arco del Liverpool, sin embargo, el asistente levantó la bandera anulando el gol del City por un fuera de lugar inexistente de Leroy Sané.

Cuando el árbitro central del encuentro, el español Mateu Lahoz, indicó el final de los primeros 45 minutos, “Pep” fue directamente a reclamarle varias decisiones tomadas por el silbante y éste terminó expulsando al técnico catalán para lo que restaba del compromiso.

Fue hasta la parte complementaria, que los “Reds” tuvieron la primera jugada clara de peligro en el partido, y no la desaprovecharon, pues al minuto 56, tras una serie de rebotes dentro del área, el balón le quedó al goleador egipcio Mohamed Salah, quien definió ante la marca de Nicolás Otamendi y puso el empate en el marcador.

Ese gol le otorgaba aún más ventaja a los dirigidos por Jürgen Klopp, pues por el criterio de desempate del gol de visitante, los “citizens” necesitaban anotar cuatro goles para alcanzar las semifinales del torneo, pues el empate en el global ya no les bastaba.

Con el marcador en contra, los locales no pudieron reaccionar y bajaron el ritmo en el encuentro, y a los 76 minutos de partido, el brasileño Roberto Firmino sentenció la eliminatoria al ingresar solo al área y definir con parte interna ante la salida de Ederson Moraes para colocar el 2-1 definitivo.

Con este resultado, el City acumula tres derrotas consecutivas por primera vez en la temporada y queda eliminado de la Champions League por segundo año consecutivo bajo el mando de Pep Guardiola, mientras el Liverpool sigue con paso firme en su año de regreso a competiciones europeas y se coloca en semifinales como candidato a alzar la “orejona” este año.

NTX