(Con información de Notimex e imagen de MEXSPORT)

En un partido que cumplió con las expectativas, Liverpool conquistó la Supercopa de Europa tras vencer en tanda de penales 5-4 al Chelsea, luego de que el partido terminó 2-2 durante el tiempo reglamentario y los tiempos extra.

“Los Reds” ganaron su cuarta Supercopa de su historia gracias a su mejor eficacia en los cobros desde los 11 pasos, en donde marcaron todos sus tiradores y el portero español Adrián San Miguel evitó la “muerte súbita” al detener el disparo de Kevin Bakumo-Abraham, quien acabó como el villano.