Después del sismo del pasado 19 de septiembre, algunas zonas de la Ciudad de México se hundieron hasta 25 centímetros, esto es 10 veces más que su promedio mensual.

Los lugares que registran los hundimientos más significativos se encuentran en las delegaciones Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Benito Juárez, Coyoacán e Iztapalapa.

Así lo informaron Alejandra López Caloca y Elvia Martínez Viveros, científicas del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo), quienes para llegar a esta conclusión emplearon una técnica conocida como interferometría, que consiste en detectar los diferentes cambios de elevación del terreno de la capital del país con la ayuda de radares montados en satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

De esta forma, ambas científicas lograron realizar una comparativa milimétrica de los desplazamientos que tuvo el suelo antes y después del sismo.

No obstante, cabe destacar que aunque en algunas zonas el suelo se hundió, en otras emergió, por lo que pudieron hacer mapas para mostrar las zonas en donde los desplazamientos fueron mayores.