El Día Mundial de la Visión se celebra el segundo jueves de octubre, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancias de prevenir y tratar la pérdida de la vista.

La vista es uno de los sentidos más importantes, ya que 90 por ciento de la información que recibimos nos llega a través de ella.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay unos 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales, 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.

El organismo advierte que hasta 80 por ciento de los casos de ceguera son evitables, ya que 60 por ciento se pueden tratar hasta recuperar la visión y 20 por ciento se pueden prevenir.

La miopía, el astigmatismo y la hipermetropía no corregidas, es decir, pacientes que no usan anteojos ni lentes de contacto, constituyen la causa más importante de discapacidad visual.

En tanto, las principales causas de ceguera evitable son las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular relacionada con la edad, las opacidades corneales, la retinopatía diabética, el tracoma y las afecciones oculares infantiles, como las causadas por la carencia de vitamina “A”.

En los países con ingresos bajos y medios, las cataratas son la principal causa de ceguera evitable, debido a la falta de acceso a centros oftalmológicos y de recursos.

Todos estos problemas se pueden identificar fácilmente con un examen visual completo, lo que permitirá un diagnóstico y tratamiento eficaz de manera oportuna para evitar la pérdida permanente de la visión.

Y a pesar de que las tasas mundiales de discapacidad visual han disminuido, 65 por ciento de los pacientes tiene más de 50 años, grupo de edad que representa 20 por ciento de la población mundial.

Esto quiere decir que con una población anciana en aumento en muchos países, más personas estarán en riesgo de sufrir discapacidad visual por enfermedades oculares crónicas y envejecimiento.

Por otra parte, se estima que más de 19 millones de niños presenta discapacidad visual, de los cuales, 12 millones tienen errores de refracción, fácilmente diagnosticables y corregibles.

En contraparte, cerca de 1.4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible y necesitan intervenciones de rehabilitación visual para su pleno desarrollo psicológico y personal.

De acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología, los problemas que afectan a la visión como la miopía o la hipermetropía afectan a más del 20 por ciento de los niños en edad escolar, lo que quiere decir que uno de cada cuatro escolares sufre algún problema visual.

Si tu hijo presenta dolor de cabeza al salir de la escuela, tiene ojos irritados al hacer sus tareas escolares o frunce el ceño cuando va a leer, probablemente se deba a una dificultad en la visión. Los principales problemas refractivos de los niños son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 48.5 millones de personas requieren de servicios optométricos y la discapacidad visual se ubica como la segunda más numerosa en el país, solamente superada por la motriz.

Asimismo, se estima que entre 10 y 25 por ciento de la población mayor de 40 años vive con diabetes, enfermedad que daña diversos órganos y una de las afecciones más comunes es retinopatía diabética. En este sentido, la Asociación Mexicana de Retina estima que por lo menos medio millón de mexicanos que viven con diabetes necesitan una terapia de láser para retardar la progresión de la pérdida de la visión.

En tanto, la Degeneración Macular Relacionada con la Edad la sufren más de 3 millones 300 mil personas en México, y en grados avanzados alrededor de 150 mil.

Consejos para proteger la vista

  • Consultar al oftalmólogo: En el caso de niños, adultos mayores de 70 años y personas con antecedentes familiares de afecciones oculares se recomienda acudir cada año, mientras que para personas que no tienen ningún problema es suficiente realizarse un examen cada dos años.
  • Protegerse de la radiación ultravioleta: La radiación ultravioleta está presente los 365 días, por ello es necesario proteger los ojos durante todo el año, incluso en días nublados. Utilice gafas con filtro adecuado para radiaciones ultravioletas. El exceso de exposición al sol puede dañar la retina y acelerar la aparición de ciertas patologías oculares como cataratas.
  • Comer alimentos que beneficien a tus ojos: No sólo las zanahorias son buenas para los ojos. El aguacate y el pimiento son ideales para proteger la retina ocular. Las almendras favorecen el retraso de afecciones oculares, mientras que la lima protege el cristalino contra la opacidad que origina las cataratas. La nuez de macadamia previene la miopía y el huevo es una fuente de vitamina A, rica en luteína y zeantina, ambas con propiedades más que beneficiosas para la vista.
  • Reducir el estrés y la fatiga ocular: Es inevitable sufrir de estrés ocular cuando la mayor parte del tiempo estamos frente a la computadora, la televisión o incluso leyendo algún libro. Para evitarlo es necesario ejercitar nuestros ojos. Cada 20 minutos descansa su vista.
  • Dar masaje a los ojos: Relaja los músculos de los ojos y estimula el flujo sanguíneo con un buen masaje.
  • Dormir bien: El exceso de trabajo y la falta de sueño pueden aumentar el estrés ocular. Para aliviar los ojos cansado e hinchados y aumentar su flujo sanguíneo es conveniente utilizar máscaras frías o calientes y cremas para los ojos.
  • Practicar deportes con las gafas adecuadas: El constante cambio de luz es uno de los principales problemas para las personas que practican deportes al aire libre.
  • Educar a los más niños: Los adultos son responsables de informar a los menores sobre la importancia de cuidar sus ojos, por lo que es recomendable enseñar sobre la anatomía del ojo, los peligros de la radiación UV, alimentos que ayudan a mejorar y mantener saludable nuestros ojos y visión.
  • Mantener una buena iluminación en la casa y oficina: La iluminación es vital para evitar el estrés ocular, por ello es recomendable iluminar las habitaciones un 50 por ciento por debajo del nivel de luminosidad de la pantalla del ordenador, así como evitar mirar la televisión a oscuras y asegurarse de que la luz no se refleje en la pantalla.
  • No usar anteojos recetados para otras personas: El uso de lentes con poco o demasiado aumento puede lastimar los ojos; tampoco se deben usar gotas o remedios abiertos de más de un mes o recetados para otras personas.