Este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador viajó a Sinaloa para visitar entre otros sitios, el municipio de Badiraguato. 

Previo al viaje en el Aeropuerto de la Ciudad de México y ante el cuestionamiento de si llevaba protección extra debido a que se dirigía a un estado con presencia de grupos del crimen organizado, el primer mandatario se limitó a mostrar los amuletos e imágenes religiosas que lleva en su cartera. 

“Detente, el corazón de Jesús está conmigo, tengo como dos o tres que me han dado.”

Por ello se le cuestionó si su protección se la deja a la fe y a la suerte a lo que respondió: 

“La política ente otras definiciones es virtud y fortuna y la fortuna es la suerte y saben que la suerte cuenta mucho.”