Como algo muy poco serio calificó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador el argumento de que el recorte de salarios va a fomentar la corrupción, esto luego de que servidores públicos del Poder Judicial de la Federacion presentaron amparos contra la llamada ley de salarios máximos que prohíbe que funcionarios del gobierno ganen más que el presidente. 

Y es que aseguró que aunque están en su derecho de protestar deben recordar que, como decía Benito Juárez, el servidor público debe aprender a vivir en la justa medianía, pues advirtió que el servicio público no es para hacer dinero. 

“Yo creo que hay deshonestidad  cuando un funcionario acepta recibir hasta 600 mil pesos mensuales, eso es corrupción. En un país con tanta pobreza es un acto de deshonestidad.”

Cabe destacar que el recorte salarial planteado por el nuevo gobierno propone que ningún funcionario reciba un salario por encima del titular del ejecutivo federal que será de los 108 mil pesos.