El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador recibió a los embajadores y cónsules que representan a México en más de 50 países. 

En su mensaje el primer mandatario dijo a los diplomáticos que es hora de moralizar la vida pública del país poniendo por delante la honestidad. 

También les hizo un llamado a ser los portavoces de la transformación de México, a que sean las embajadas las encargadas de la promoción económica y turística, a que conviertan sus oficinas en una especie de procuradurías de denfensa de los mexicanos en el exterior y a ceñirse a los principios de no intervención. 

“La autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de las controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales.”