Tras un par de incidentes que se han presentado en las conferencias matutinas del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en las que se han colado personas que se ostentan como periodista, fue el propio titular del ejecutivo quien reconoció que debe analizar el tema de sus seguridad, sin embargo dijo que hasta ahora no ha detectado ninguna amenaza y por ello confirmó que seguirá siendo su equipo de ayuntía quien se encargue de protegerlo.

Y es que aseguró que a pesar de las múltiples recomendaciones de sus familiares y amigos, así como colaboradores cercanos de que debe ser reforzada la seguridad dijo que no quiere perder la cercanía con la gente. 

“No quiero perder la cercanía la relación con los ciudadanos, con el pueblo. No quiero que me cerquen, no quiero que me impidan mantener la comunicación con los ciudadanos. Sé también que hay riesgos pero estamos actuando de manera responsable buscando la forma de que haya seguridad y protección, que me cuiden y que al mismo tiempo no me separe de la gente.”