Wang Fuman es un niño que se ha vuelto viral  gracias a una fotografía donde se muestra con las pestañas, cejas y cabello congelado por las bajas temperaturas en Yunnan, China.

El pequeño camina al rededor de 4,5 kilómetros de su casa a la escuela en poco más de una hora y debido a las bajas temperaturas llega la escuela cubierto de nieve.

La fotografía ha causado tanto impacto que algunos internautas han ofrecido donar ropa y otros elementos para cubrirse del frío.

Además,  autoridades y un fondo de desarrollo juvenil han lanzado un programa para dar ropa de invierno a Wang y otros niños de la zona.