La también llamada Toma de Puebla de 1867 tuvo una duración de un mes, comenzando en marzo y terminando el 2 de abril de 1867.

Esta se llevó a cabo en las afueras de la ciudad de Puebla y con ella se fue extinguiendo la segunda intervención francesa en México.

En este combate participaron elementos del ejército mexicano de oriente, al mando del general Porfirio Díaz, y las tropas al servicio del segundo imperio mexicano.

Entre las filas de las tropas del segundo imperio mexicano se encontraban franceses y mexicanos conservadores como Leonardo Márquez, jefe del estado mayor de Maximiliano de Habsburgo.

En esta batalla, Maximiliano de Habsburgo no contó con el apoyo del emperador francés Napoleón III, quien retiró sus tropas desde el 13 de febrero de ese año.

Antes de esta batalla, el ejército de oriente, comandado por Porfirio Díaz, había conseguido victorias importantes en las batallas de Miahuatlán y de la carbonera sobre las fuerzas europeas.